<img src="//bat.bing.com/action/0?ti=5599429&amp;Ver=2" height="0" width="0" style="display:none; visibility: hidden;">
search

¿Tiene alguna pregunta? 1.800.865.5431

Schedule A Consultation!
La excelencia en reproducción asistida

Historias de éxito/La opinión de nuestros pacientes

En RMACT, nos encanta escuchar a las personas a quienes hemos ayudado en una de las decisiones más trascendentales de su vida.

Compartimos algunas de las historias que nos han hecho llegar:

 

«No tengo palabras para describir la atención que nos han dispensado los médicos, las enfermeras y en general todo el personal de RMA Connecticut. La esterilidad es algo tremendamente angustiante y cuesta mucho aceptar que le ha tocado a una. Mi marido y yo conocimos al Dr. Leondires después de haber probado otra clínica. ¡La diferencia fue abismal! Siempre nos atendió puntualmente y nos dedicó tiempo. En ningún momento tuve la impresión de que iba con prisas ni de que le molestaban mis preguntas. Sabe muchísimo y está siempre atento a lo que necesitan sus pacientes. El Dr. Leondires se implicó personalmente en el proceso, incluso me llamó para ver cómo estaba en días que no tenía cita. Las enfermeras de RMA también son de primera categoría. Me dieron buenas noticias y malas noticias… pero siempre me trataron con respeto y cariño, ¡como si fueran amigas íntimas! Gracias a Carrie, Laura y por supuesto a Kathleen. Estoy feliz porque me he quedado embarazada con transferencia de embrión congelado. Le estoy profundamente agradecida a todo el personal de RMA.»

C. B., de Poughquag (Nueva York)

 

«No bastan las palabras para expresarles lo agradecidos que estamos con ustedes y con todo su personal, por la ayuda y el apoyo que nos han dado a lo largo de todo el proceso. El miedo, las dudas y la ansiedad desaparecieron rápidamente tras nuestra primera consulta y todo el personal de RMACT que fuimos encontrando nos transmitió la misma sensación de seguridad. Entendimos que no estábamos solos. Lo que nos pareció especialmente positivo de ustedes es el enfoque realista y la sinceridad, y sobre todo el sentido del humor. Gracias por sacar tiempo para responder a nuestras preguntas sobre los tratamientos con un lenguaje comprensible para nosotros; gracias por llamarnos personalmente antes de cada cita. Es con gestos como esas llamadas que nos dábamos cuenta de que no estábamos solos. Pero, sobre todo, gracias por llamarnos para decirnos que el último ciclo había salido bien. Contar con un equipo tan profesional, inteligente y dedicado ha hecho de ésta una experiencia sumamente positiva. Hace falta un equipo humano muy especial para hacer lo que hacen ustedes a diario. Es evidente que el profundo conocimiento, la experiencia clínica, el compromiso con los pacientes y la personalidad abierta es lo que hace que ustedes consigan cambiar la vida de tantísimas personas, ¡como la nuestra! Forman ustedes un equipo realmente excepcional.»

K. S., de New Windsor (Nueva York)

 

«Creo que Dios nos pone en la vida a las personas: a algunas durante poco tiempo y a otras para siempre. Mi paso por RMACT duró poco más de un año, pero seguirán siendo parte de nuestra vida para siempre. La dedicación de nuestro médico, el Dr. Hurwitz, y de las enfermeras y el personal ha sido una experiencia que siempre recordaremos con mucho aprecio. Aún hoy me emociono cuando recuerdo su perseverancia, su implicación y su actitud de no darse por vencidos. Todos los días doy gracias a Dios por nuestro embarazo y por haber puesto a RMA Connecticut en nuestra vida».

A.G., de Scarborough (Nueva York)

 

«Apreciado Dr. Leondires:

Jamás creímos que nos veríamos en la situación de tenernos que preocupar por análisis de sangre todas las semanas, inyecciones todas las noches y penosas consultas con el médico para poder tener un hijo, pero la vida está llena de sorpresas: algunas son positivas y otras son terribles. Ustedes nos han orientado en este trance y nos han ayudado a entender cuáles eran nuestras opciones, qué costes comportaría cada una y qué nos cubriría el seguro, y finalmente a elegir el tratamiento que más nos convenía en nuestro caso.

En cuanto vimos que la cosa no marchaba como esperábamos con el primer ciclo de in vitro, ustedes nos tranquilizaron. Valoramos mucho la paciencia y la flexibilidad que mostraron la semana antes y, sobre todo, la noche misma de la intervención. Ustedes disiparon nuestros miedos, nos ayudaron a tomar una decisión y nos acompañaron toda la noche (desde el ingreso en el hospital hasta el momento en que comentamos los resultados). Por descontado, también les estamos agradecidos porque la operación salió bien, no hubo complicaciones y la convalecencia fue rápida. Gracias por cambiar la hora de la operación para que fuese un viernes y hacer todo el seguimiento el día siguiente, un sábado.

Le escribimos para expresarle nuestra gratitud: por escucharnos, por orientarnos cuando nos sentimos desamparados, por darnos esperanzas cuando estuvimos a punto de rendirnos, por llamarnos en su día de descanso, por esforzarse siempre un poco más por sus pacientes. Ha significado muchísimo para nosotros. Atentamente.»

C.S., de Weston (Connecticut)

 

«Estimado Dr. Leondires:

¡Feliz cumpleaños! Me acordaré siempre su cumpleaños por muchos motivos:

1.º) Porque supimos que estábamos esperando el día de su cumpleaños, y a la semana siguiente supimos que eran GEMELOS; 2.º) teniendo en cuenta lo importante que usted ha sido en nuestra vida, en general no nos olvidamos de esas cosas; y 3.º) porque el cumpleaños es el cumpleaños, un día especial que hay que celebrar.

Usted desempeña en RMACT una labor maravillosa, haciendo felices a muchísimas personas; espero que sea consciente de ello. Aunque los tratamientos son causa de angustia y no siempre salen bien, ustedes aportan esperanza y muestran mucha determinación, algo que los pacientes valoramos mucho.»

A.K., de Brewster (Nueva York)

 

«Tenemos unas mellizas preciosas de tres años y medio un niño de 18 meses que es una dulzura, todos ellos «concebidos» en RMACT. Veníamos de otra clínica y la diferencia fue radical. Sólo tenemos comentarios positivos sobre el trato que nos dispensaron los médicos y las enfermeras de RMACT: simpáticos, directos, amables y éticos. Nos hicieron partícipes de todas las decisiones y siempre tuvimos nosotros la última palabra. Si tenemos una familia es gracias a RMACT.»

C.R., de Norwalk (Connecticut)

 

«Buscar a nuestro primogénito fue un camino largo y lleno de obstáculos, pero RMACT se portó estupendamente. El Dr. Leondires nos prestó la mejor asistencia y toda la ayuda que puede necesitar una pareja. Pensándolo ahora, lo que más destacaríamos es todo el tiempo que se toma en explicar, a veces con sumo detalle, cuál es el problema exacto, haciéndonos sentir cómodos con el tratamiento que probamos. No sólo son excepcionales los médicos, sino todo el personal. Enseguida me hice amiga de la coordinadora, Cori, y la enfermera, Nora. Siempre estuvieron atentas a nuestras necesidades, incluso las de tipo emocional. Me gustaría que supieran lo agradecida que les estoy por todo lo que han hecho por nosotros. Cada vez que veo los ojitos de mi hijo, me acuerdo de la dedicación y del esfuerzo que pusieron en concebirlo.»

C.S., de Newburgh (Nueva York)

 

«Tengo endometriosis y aun así he tenido dos hijos. Soy enfermera de neonatología y atiendo a mujeres que han tenido partos múltiples prematuros. Muchas de ellas han acudido al Dr. Leondires para concebir y siempre tienen cosas buenas que decir sobre él y sobre todo el equipo, sobre su actitud en la consulta y sobre los resultados de los tratamientos. Según lo que dicen mis pacientes, no dudaría personalmente en acudir y en recomendar al Dr. Leondires como especialista en este campo».

Jenn

 

«John y yo les estaremos eternamente agradecidos por habernos dado la oportunidad de anunciar que ¡SOMOS PADRES! Nuestro hijo nació en noviembre con nada menos que 3,8 kilos y 53 centímetros.

Después de todos los altibajos emocionales que hemos vivido en el camino a la paternidad, la recompensa no tiene precio. Cuando pasamos al ginecológico, el embarazo siguió perfecto y tuvimos los nueves meses más fantásticos de nuestra vida. Disfruté de todos y cada uno de los días de mi embarazo, viví todos y cada uno de los momentos y me regocijé en la sensación de que una vida nueva crecía dentro de mí.

Ustedes nos han dado la oportunidad de ser padres y les estaremos agradecidos para siempre. Es gracias a su empuje, su paciencia, su conocimiento y su magia que hoy tenemos entre nosotros a este hermoso hijo. Es un verdadero milagro.»

J.N., de Stratford (Connecticut)

 

«El personal de RMA me ha cambiado la vida. Gracias a ustedes, mi marido y yo tenemos una niña maravillosa. Lo que siempre me acompañará, además de esta preciosidad de niña, es la dignidad, la calidez, la comprensión y el cariño con que me trató todo el equipo. En ningún momento me sentí desamparada en esta experiencia tan terriblemente difícil. No hay palabras para expresar la gratitud que siento hacia la RMACT. También quiero agradecer muy especialmente a mi otro ángel, Linda Connolly, mi enfermera, quien me tomó de la mano, literalmente y en sentido figurado, en todas las etapas de este proceso.»

L.G., de Westport (Connecticut)

 

«Dr. Leondires: Como médico, no sólo tiene usted el don de hacer bien lo que hace, sino que se distingue por aunar su profesionalidad con la empatía y la comprensión de lo que viven matrimonios como el de Tom y yo. Es difícil encajar algunas de las noticias que usted ha tenido que darnos, pero nos hemos sentido reconfortados por su ayuda y su determinación por seguir adelante. Su sincera alegría cuando finalmente «nos dieron el alta» de la RMACT demuestra que usted ha elegido la profesión adecuada. Queremos que sepa, además, que tiene usted un equipo magnífico (lo cual me imagino que no es ninguna novedad). Christina es maravillosa: ella también combina la profesionalidad con el cariño en las dosis justas. Se mostró sumamente paciente ante todas mis preguntas y la infinidad de veces que la llamé por teléfono… También es fantástica Amy Matton. Una hora de acupuntura con ella no sólo sana el cuerpo, sino también el alma. Su actitud tranquila, amable y cálida es reflejo fiel de su pasión. Es imposible no sentirse mimada después de una sesión.»

E.S., de Fairfield (Connecticut)