<img src="//bat.bing.com/action/0?ti=5599429&amp;Ver=2" height="0" width="0" style="display:none; visibility: hidden;">
search

¿Tiene alguna pregunta? 1.800.865.5431

Schedule A Consultation!
El Diagnóstico de la Esterilidad

Diagnóstico genético preimplantacional (DGP)

PGD - Preimplantation Genetic Diagnosis

El diagnóstico genético preimplantacional (DGP) es una técnica de laboratorio avanzada en la que se descartan, antes de la implantación en el útero, los embriones que son portadores de enfermedades genéticas o alteraciones cromosómicas.

Con el diagnóstico genético preimplantacional, se analizan los embriones antes de transferirlos al útero para elegir los que sean genéticamente sanos. Se trata de una técnica relativamente compleja en la cual se manipula el embrión y por lo tanto se plantea con moderación sólo en los casos en que los posibles beneficios justifican los riesgos.

Comenzó a aplicarse en los años 90 y al principio pretendía evitar que la pareja transmitiese a su descendencia enfermedades genéticas, como la fibrosis quística o el síndrome de Tay-Sachs, para lo cual se ha demostrado que es muy eficaz. Sin embargo, hoy en día las aplicaciones de esta técnica se han ampliado: por ejemplo, se utiliza también como detección de la aneuploidía, una alteración de la división celular que genera un embrión con un número anómalo de cromosomas (excesivo o insuficiente). Las alteraciones cromosómicas son la causa más frecuente de aborto espontáneo en los seres humanos y reflejan el envejecimiento del aparato reproductor (lo que ha venido a llamarse «reloj biológico»).

Selección genética preimplantacional: SGP

La selección o screening genética preimplantacional (SGP) es una variante del DGP en la que se seleccionan los embriones que no presentan cromosomopatías, en pacientes de más de 35 años, para que el embriólogo y el médico implanten los más sanos en el útero. La utilización del DGP en este contexto es cuestionable y por tanto sólo se realiza después de que un experto valore el caso detenidamente.

El proceso del DGP

Los pacientes que creen que pueden beneficiarse del DGP en primer lugar deben concertar una consulta especial con el especialista en infertilidad, en la que se repasa toda la información (riesgos y ventajas) y se orienta el plan de tratamiento individualizado en función de la situación concreta.

Puesto que la técnica requiere de una biopsia del embrión, equivalente a una intervención quirúrgica a escala microscópica, hay un 1%-3% de posibilidades de dañar al embrión. Por ello es importante que se responsabilice un embriólogo experto.

Si desea más información sobre el diagnóstico genético preimplantacional, contacte con nosotros.